5 claves para producir contenidos audiovisuales en Internet

Cisco_Visual_Networking_Index-e1349198121731.png

El vídeo está llamado a ser el formato del futuro en Internet. Ya casi lo es del presente. Conocer sus características te resultará clave para aprovechar todo su potencial comunicativo.

Seas empresa, institución o un usuario particular, vas a tener que integrarlo en sus estrategias comunicativas y darle un papel preferente.

El potencial del vídeo en las redes sociales

Según el informe Visual Networking Index (Cisco, 2012), para 2015 habrá casi 3.000 millones de usuarios de Internet (más del 40 % de la población mundial proyectada para ese año), con una media de 3 dispositivos por persona con acceso a Internet y un consumo global de vídeos de 1 millón de minutos por segundo, el equivalente a 674 días por segundo.

Además, el contenido audiovisual tiene, sobre todo en las redes sociales, una alta capacidad de atracción para las audiencias.

Según un estudio que llevamos a cabo en la Universitat Jaume I sobre el seguimiento del blog Ciencia UJI TV, la publicación de post en Facebook o en Twitter con contenido audiovisual incrementa en más de un 38 % la interacción con la audiencia.

 

La expansión de los contenidos audiovisuales a través de Internet es imparable. La Red crece cada día en número de usuarios, pero también en dispositivos desde los que se puede acceder y, sobre todo, en la velocidad de transmisión de datos, lo que ha permitido que el vídeo por Internet se pueda consumir ya en casi todo tipo de soportes, desde el ordenador personal hasta la televisión o el propio teléfono móvil.

El vídeo para la comunicación de masas

Hoy en día el dominio de la comunicación audiovisual en Internet es una auténtica realidad. Según el informe The 2011 Video Over Internet Consumer Usage Survey, realizado por Accenture, el vídeo por Internet se está consolidando como el nuevo medio de comunicación de masas, con un nivel de penetración superior al 75 % de los consumidores en los principales países del mundo, y con una clara tendencia al alza.

El consumo es muy alto, pero la producción también. A principios de año, el blog de YouTube en español aseguraba que se había alcanzado ya la cifra de una hora de vídeo subida cada segundo, lo que provoca que la competencia por la atención sea extremadamente elevada y debamos tener muy claros nuestros objetivos comunicacionales y las posibilidades que brinda el lenguaje audiovisual si no queremos que nuestras películas se sumen a las cientos de miles que apenas llegan a un decena de visionados.

Al final del vídeo te indicará que te dirijas a una página graciosa con más datos estadísticos sobre el tiempo de los contenidos subidos a YouTube.

5 claves para la producción audiovisual en Internet

Aquí tienes 5 características específicas de la producción audiovisual en Internet:

# 1. Una palabra sigue valiendo más que mil imágenes

Es cierto que el contenido audiovisual se basa sobre todo en imágenes y en sonido, pero no lo es menos que el texto que lo acompaña tiene un valor fundamental, sobre todo a la hora de poder localizarlo y hacerlo accesible a audiencias amplias.

Para clasificar sus resultados de búsqueda, los principales motores se basan en:

  • Las palabras contenidas en el títul class='list-style-old list-style-arrow'o del vídeo
  • La descripción
  • Las etiquetas a las que hayamos asociado el vídeo
  • El número de visitas
  • El rating

Las etiquetas a las que asocias el vídeo tienen una importancia fundamental para poder alcanzar los primeros lugares, superior incluso a otros factores, como el número de visitas y el rating, que dependen a su vez de que el vídeo se encuentre bien posicionado cuando se busca nuevo contenido. David Cantone ofrece en su blog algunos consejos interesantes sobre cómo generar esos contenidos textuales para mejorar el posicionamiento de tus vídeos.

# 2. No limites los idiomas con el audio

Vivimos en un mundo globalizado y multilingüe. Si queremos que nuestro mensaje llegue a una audiencia masiva, no podemos limitar nuestra producción audiovisual a un único idioma, aunque éste sea el inglés. Los usuarios quieren oír los mensajes en su propia lengua, o al menos tener la posibilidad de leer los subtítulos en su idioma. Para ello, son muchas las posibilidades: desde la traducción propia y subtitulación, siguiendo las herramientas que ofrece Youtube, hasta la opción que brindan portales como dotSub para que sea la propia audiencia de un vídeo la que produzca su subtitulación en diferentes idiomas.

# 3. No hagas del vídeo un contenido aislado

Nuestra producción audiovisual tiene en YouTube, y en su competidor Vimeo, los dos grandes espacios de repositorio; el lugar ideal donde almacenarlos para que estén accesibles a audiencias literalmente mundiales.

Sin embargo, no limites su distribución a estos canales ni solamente a tu blog, ya que correrás el riesgo de que pasen desapercibidos en medio de la inmensa producción videográfica. Por ello, es fundamental que los vídeos se muevan en redes sociales, en portales de contenidos, en todo aquel espacio en Internet desde el que puedan llegar a ser conocidos. La difusión de contenidos se ha de realizar en el mayor número de sitios posible para incrementar la audiencia.

Beatriz Cardona, de la empresa Kuotus.com, ofrece en este vídeo algunas pistas interesantes sobre cómo hacerlo de la manera más efectiva:

# 4. Adapta el audiovisual a la narrativa de Internet

El contenido audiovisual es fundamentalmente lineal, con una trayectoria continua de principio a fin, mientras que la narrativa de Internet es consustancialmente diruptiva, fragmentaria y aleatoria.

Para que el audiovisual se adapte con éxito a esa forma de contar y de “leer” propia de Internet, es preciso que los vídeos sean cortos, lo que permite al usuario pasar de uno a otro como si fueran contenidos web de texto o imagen fija.

Otra opción interesante es la que brindan las nuevas herramientas de YouTube, que se recogen en la Guía del creador y que permiten la incorporación de textos e incluso de enlaces en los propios vídeos, de forma que éstos se vuelvan más interactivos y hagan que el usuario pueda saltar dentro del contenido.

# 5. Adapta el formato del vídeo a todos los dispositivos

Hemos hablado al principio del número creciente de dispositivos que se conectan a Internet para reproducir vídeo, pero no todos lo hacen con la misma capacidad de ancho de banda, lo que puede provocar que determinados contenidos audiovisuales no sean reproducibles simplemente porque pesan demasiado. Por ello, es conveniente ofrecer la posibilidad de visionar el vídeo en diversos formatos y calidades, e incluso que ésta varíe, de manera dinámica, en función de la disponibilidad de la red de acceso. En Haciendo Media ofrecen una recopilación de recomendable consulta sobre las diferencias existentes entre los distintos formatos de vídeo por Internet.

¿Utilizas los contenidos audiovisuales para ganar visibilidad? ¿Qué técnicas son las que mejor te han funcionado?

Francisco Fernández-Beltrán

Presidente de la Unión de Editoriales Universitarias Españolas y director de Comunicación y Publicaciones de la Universitat Jaume I.


Un comentario

Dejar un comentario