8 claves para descubrir los límites entre las RRPP y el Community Management

Usuario.png

¿Conoces la diferencia entre los cargos de Community Manager y Relaciones Públicas?

La frontera entre la gestión de comunidades online y las Relaciones Públicas de toda la vida es a veces difusa. Muchos Relaciones Públicas (RRPP) tienen que hacer de Community Manager (CM), o viceversa, como si ambos oficios fuesen el mismo. Y lo tienen que hacer con la formación necesaria o sin ella.

Más allá del perfil de cada profesional, de los talentos multitarea, de las maravillas tecnológicas y de las imposiciones de algunos empresarios y jefes demasiado exigentes, a lo mejor te has preguntado alguna vez:

  • ¿Dónde debe estar el Community Manager? 
  • ¿Es lo mismo ser un CM que un RRPP? 
  • ¿Si soy un RRPP también debería hacer de CM? 
  • ¿Si soy RRPP también se me dará bien hacer de CM?

La clave está en la formación

La Red es un canal consolidado, de naturaleza esencialmente tecnológica. Un canal que requiere una gestión especializada y distinta en muchos aspectos críticos.

  • La gestión de comunidades en el entorno físico es territorio RRPP, y requiere una serie de habilidades muy concretas, algunas de las cuales no se adquieren por la formación ni por la experiencia. El buen relaciones públicas nace y además se hace. Ambas cosas. La suya es una profesión exigente
  • La gestión de comunidades online requiere la mayoría de las habilidades propias del RRPP y otras muchas que le son totalmente ajenas. Sobre todo, formación adicional y un background específico

Vídeo realizado por Rocío C. García (@DigoPioPio)

Lo que se espera de un perfil 100 % “Community Manager”

Los expertos en e-business y Recursos Humanos 2.0 llevan tiempo sensibilizando a las empresas sobre la importancia de mejorar los procesos de selección de los Community Manager. Contratar a la persona equivocada suele tener muy malas consecuencias.

¿Cómo puedes saber cuándo un candidato reúne las condiciones adecuadas? Cada experto tiene su receta y evidentemente no existen fórmulas mágicas, pero yo me quedo con estos aspectos clave:

# 1. Formación específica

La gestión de comunidades online es una especialidad profesional, y como tal requiere formación de calidad. Si nos tomamos la función en serio, ¿cómo podemos suponer que es posible desempeñarla sin estudios específicos?

No olvidemos que, además, una buena formación en esta área debería incluir conocimientos de marketing digital y comunicación.

# 2. Background tecnológico profesional

La mayoría de las personas tiene una relación con la tecnología meramente instrumental, y muchas no son capaces de hacer sin ayuda cualquier cosa que esté más allá de las rutinas básicas de un usuario común.

The Noun Project

Un Community Manager que nunca ha configurado un canal de vídeos en Youtube, o que no sabe escribir un enlace “a mano” en HTML, o que no entiende el impacto SEO de un contenido, por citar tres casos habituales, no estará en condiciones de sacar todo el partido a las herramientas 2.0 que están a su disposición. Si tiene la actitud adecuada, aprenderá por sí mismo, qué duda cabe, pero mientras tanto su eficiencia se verá limitada, y correrá un mayor riesgo de cometer errores, por acción o por omisión.

Por estos motivos, algunos expertos recomiendan buscar a bloggers con experiencia, o perfiles con matices geek.

# 3. Capacidad analítica

El trabajo del Community Manager supone una labor constante de monitorización y medición. Además, como profesional orientado a resultados y conducido por unos objetivos, el CM deberá entender perfectamente cuál es su papel en relación a los KPI de la empresa y el ROI, y aportar datos complejos que son esenciales para el cálculo de estos indicadores.

Un buen gestor de comunidades no debería “asumir” que tiene que medir, sino ser un analista militante.

# 4. Perfil sociable equilibrado

The Noun Project

Encontrar un buen mix analítico/social no es fácil, pero hay que hacerlo.

Es cierto que el típico “ratón de biblioteca” no es precisamente el perfil ideal. Pero no es menos cierto que el popular dinamizador hiper-social que no es capaz de estarse quieto en un despacho y que odia las hojas de cálculo, tampoco.

# 5. Talento comunicador

Por mucho dominio técnico y teórico que un Community Manager tenga de su profesión, si no tiene facilidad para comunicar de manera eficaz y correcta, incluso bajo presión, no sólo no hará bien su trabajo, sino que además nunca se sentirá cómodo en él.

Una cualidad esencial del CM es la empatía. La necesitará para mantener la comunicación en unos términos adecuados y constructivos, especialmente en las situaciones más difíciles, pero siempre recordando que cuando habla lo hace representando a una marca.

# 6. Cultura y amplitud de miras

Luis Prado, de The Noun Project

Una persona “poco viajada”, en el sentido figurado y literal del término, con una cultura limitada y una esfera de intereses pequeña, difícilmente podrá dinamizar comunidades con eficacia, o crear contenidos de valor, o gestionar crisis, o incluso “hablar en nombre de una marca”.

Con frecuencia, ni los títulos ni los años son una garantía en este aspecto. El trasfondo que se debe tener en cuenta para descubrir este perfil no se puede deducir de un curriculum vitae.

# 7. Dominio del inglés

Muchos de los recursos de la profesión están en inglés; además, una especialización profesional en la Red requiere el conocimiento del idioma de la Red.

Para estar al tanto de todas las novedades en cualquier sector, e incluso para documentarse en la creación de contenidos actuales de valor, a menudo es necesario traducir fuentes externas en inglés. Por otro lado, en un mercado cada vez más global, incluso las empresas que no tienen actividad fuera de su país pueden necesitar en cualquier momento “dar el salto”. Al CM que no está preparado para esta eventualidad se le pueden cerrar muchas puertas.

# 8. Comprensión del mercado

Algunos profesionales del sector tienen dificultades para entender la relación de su trabajo con las estrategias y objetivos de la actividad empresarial. En equipo, pueden entregarse a su talento como dinamizadores mientras otros compañeros sacan las castañas del fuego, pero si están solos tienden a actuar en los medios sociales como si la conversación fuese un fin en sí misma.

Conclusión

Relaciones Públicas y Community Management son dos profesiones bien diferenciadas. La doble especialización es posible, frecuente, y de hecho en determinados casos puede tener sentido, pero que esto no nos lleve a confundir los oficios.

Un buen Community Manager está donde tiene que estar, con su comunidad… online.

¿Crees que estos 8 campos definen perfectamente el perfil del Community Manager o añadirías/eliminarías algunos? 

Ernesto del Valle

Consultor, formador y conferenciante. Ha ocupado diferentes cargos en empresas de ámbito nacional e internacional como Blockbuster Video España, Grupo Planeta y El Armario de la Tele.
Ver perfil de Ernesto >>


Un comentario

Leave a Reply to Anónimo Cancel Reply