Cómo empezar con redes sociales si tienes un pequeño comercio

Compañías-Detroit-e1356502921462.png

¿Tienes un pequeño comercio y te gustaría estar en redes sociales pero no sabes por dónde empezar?

A continuación encontrarás 5 claves para determinar si te interesa o no te interesa estar en redes sociales y cómo hacerlo.

# 1. Las redes sociales son una parte más de tu negocio

Si entiendes las redes sociales como un mero canal de difusión de tus productos, es muy probable que no encuentres en ellas la solución que esperas. Y si lo que crees es que van a ser las que te saquen de la crisis, no te engañes, a menos que inviertas mucho tiempo o dinero, es difícil que lo consigan.

Utiliza el sentido común. Las redes sociales debes integrarlas en tu estrategia de negocio como una parte más con la que generar ingresos. Y esto significa 2 cosas:

  1. Que debes conocer bien el entorno en el que se encuentran tus clientes
  2. Que no puedes subcontratar el servicio y “que te lo lleven” sin más

Si se trata de generar ingresos, ¿no te parece lógico que todo lo que hagas en las redes sociales tenga como objetivo la captación de clientes o la fidelización de los que ya tienes? Y si se trata de captar/fidelizar a clientes, ¿no crees que deberías integrar las redes sociales en tu estrategia de negocio para que actuasen como una parte más en la generación de ingresos?

Vistas de este modo, éstos son algunos de los objetivos que podrías marcarte con las redes sociales:

  1. Convertirte en experto en tu sector. Si publicas en ellas contenidos relativos a tu área de actividad, es muy probable que atraigas a gente hacia ti, pues te considerarán buen conocedor de aquello que vendes y el cliente te tendrá presente cuando quiera comprar un producto relacionado con lo que vendes
  2. Plataformas de escucha. ¿Por qué no preguntas a los clientes en tu página de Facebook qué es lo que les gusta y lo que no les gusta? ¿Por qué no propones contenidos con los que puedas detectar si determinado producto tendrá éxito al mostrarlo en el escaparate?
  3. Atención al cliente. A lo mejor te sirven como un canal más para atender a tus clientes
  4. Promocionar tu negocio. Si tienes un negocio físico, utiliza plataformas de geolocalización que te ayuden a unir el mundo virtual -en el que se producen esas relaciones- con el mundo real. Aquí tienes 25 ejemplos y herramientas que te ayudarán a ello

 

# 2. Yo no entiendo “de ordenadores”. ¿Cómo lo llevo?

2 consejos básicos pero que te harán pensar en tu negocio como lo que es, un negocio:

a. No subcontrates a cualquiera

Vale, no entiendes “de ordenadores”, pero seguro que tú eres quien conoce tu negocio mejor que nadie. ¿Confiarías tu negocio a cualquiera? Imagínate que tienes una óptica; ¿pondrías como dependiente a tu vecino porque “lleva gafas” y sabe de lo que habla? No, ¿verdad?

La atención al cliente detrás del mostrador es algo muy serio que implica un buen conocimiento del producto y una respuesta adecuada para cerrar una venta. Pues esto es lo mismo. No sirve de nada que le pidas a tu vecino que te lleve las redes sociales “porque sabe informática”; tampoco sirve que se lo subcontrates a cualquiera y te olvides, ya que lo más probable es que esa persona o esa agencia no conozcan tu negocio tan bien como tú. Lo que debes hacer es implicarte igual que lo harías con un empleado que está de cara al público, y si subcontratas a alguien que te sirva de apoyo en el conocimiento del entorno online, debes hacer lo siguiente:

  • Estar muy cerca de esa persona
  • Saber qué hace en cada momento y por qué
  • Orientarla en la parte relativa a tu negocio
  • Dejarte aconsejar sobre acciones que puedes hacer en la red

Si no sabes a quién escoger, pregunta. Pero pregunta a varias personas de tu entorno, no te quedes con la primera que se presente. Éstas son algunas de las preguntas que puedes hacer para determinar quién te interesa:

  • Qué metodología utilizan
  • Cuánto saben de redes sociales aplicadas a negocios
  • Cómo se desenvuelven en este entorno
  • ¿Son personas honestas? ¿Te sientes cómodo con ellas? (Y estas preguntas son más importantes de lo que parece, pues vas a tener que trabajar con ellas codo con codo.)

Lo más probable es que cada persona o cada agencia te dé una visión distinta. Escoge a aquella persona o equipo con los que te sientas más cómodo y que respondan a tus inquietudes de forma coherente.

Aunque no conozcas bien el entorno, puedes determinar cuando alguien te vende presencia porque sí o cuando empatiza con tus necesidades y está pensando en ayudarte con tu negocio. Evita a los oportunistas que sólo te quieren vender “presencia” e “imagen” y dejar que luego te lo lleves todo tú, sin orientación alguna, pues de poco te va a servir estar en redes sociales si no dedicas tiempo a este canal como lo haces con otros.

b. Fórmate

Seguramente éste es uno de los mejores consejos: fórmate. ¿Verdad que cuando no sabes algo que tiene que ver con tu negocio te informas en las fuentes que sabes que te darán una respuesta adecuada? Pues aquí sucede lo mismo. En la red hay mucha información sobre redes y medios sociales; pero a veces la mejor manera de llegar a esas fuentes es formándote con personas que te orienten.

Pero cuidado. No sólo se trata de manejar cuatro herramientas y ya está. Las herramientas deberás conocerlas, y el uso diario es lo que te convertirá en “experto”; sin embargo, en una primera aproximación lo que te interesa más es conocer el entorno para saber qué estrategias podrás aplicar a tu negocio y cómo adaptarlas a tu día a día. Por eso es importante que no escojas el primer curso que encuentres. Aquí tienes una serie de consejos muy útiles para escoger un buen curso de redes sociales.

# 3. No tengo tiempo

Ésta es una de las excusas más habituales. Si no tienes tiempo para dedicarlo a esta parte de tu negocio, valora bien si te interesa estar en redes sociales. Normalmente decimos que no tenemos tiempo de hacer algo cuando no entendemos su utilidad. Seguro que en esta entrada de Enrique Dans encuentras respuesta a muchas de las preguntas relacionadas con el valor del tiempo. Porque, siguiendo esto, si no tienes tiempo lo más probable es que tampoco dediques los recursos necesarios para hacer que esa actividad te llegue a resultar rentable.

A veces es simplemente una cuestión de gestión del tiempo y organización de una agenda diaria. Es probable que estas 10 claves para optimizar tu agenda diaria te ayuden en esa gestión.

Por otra parte, ¿no tienes nunca ratos muertos? Rixar García, que es taxista, nos contaba hace poco que aprovecha sus ratos muertos para pensar en formas de captar clientes y generar negocio. No te pierdas este vídeo:

 

# 4. ¿Qué red social me conviene más?

Depende. ¿Dónde pasan más tiempo tus clientes o potenciales clientes? Si no lo tienes claro, lo podrás saber con algo tan sencillo como preguntándoles directamente o pidiendo que rellenen una breve encuesta a aquellos que entren en tu tienda (puedes hacerlo, por ejemplo, a cambio de un pequeño premio, como un regalo en producto o un descuento). Esta información te resultará crucial antes de plantear en qué entorno debes moverte, ya que es importante que selecciones muy bien aquellos espacios en los que te interese más estar: ¿Facebook? ¿Twitter? ¿YouTube? ¿O a lo mejor alguna red relacionada directamente con tu negocio?

Ten en cuenta que cuando hemos ido hablando de “redes sociales” lo hemos hecho para referirnos a las plataformas, pero en realidad lo importante es que esos espacios te permitan crear esas “redes sociales” o conexiones sobre la temática que te interesa.

# 5. Calcula si te pueden resultar rentables las redes sociales

Si has ido siguiendo esta publicación, habrás visto que hemos estado trabajando, junto con Francisco Marco-Serrano, en una calculadora de Social Media ROI, que puedes utilizar gratuitamente desde este enlace. Esa calculadora te servirá, sobre todo, para entender mejor tu negocio y hacerte preguntas que tienen que ver con tus inversiones y con tus beneficios en el ámbito de las redes sociales.

Pero antes de empezar es importante que te preguntes lo siguiente: ¿has calculado alguna vez cuántos clientes has conseguido con el anuncio que sueles poner los domingos en tu periódico local? ¿Sabes cuántos clientes nuevos hiciste con la última campaña de radio para dar a conocer tu negocio? Estas preguntas son cruciales. Si nunca te has planteado cuánto ganas con lo que inviertes en otros canales, practica este ejercicio antes de saber cuánto puedes ganar con las redes sociales, pues es probable que esos otros entornos los tengas más dominados. Piensa en todas las acciones que has hecho durante el último año y cómo puedes determinar el retorno de tus inversiones.

Como ves, trabajar las redes sociales para obtener beneficios tangibles no es más difícil que hacerlo en otros canales que tengan que ver con la atención al cliente, las ventas y la creación de imagen de marca.

Piensa muy bien cómo quieres entrar en redes sociales y no malgastes dinero “por estar”. Hay gente muy buena que te podrá ayudar en tus objetivos, por eso conviene que selecciones muy bien a tus acompañantes y que te formes igual que lo harías en otra área relacionada con tu negocio.

¿Tienes un pequeño comercio y ya has empezado a trabajar las redes sociales? ¿Con qué dificultades o problemas te encuentras? Déjalos en los comentarios de más abajo e intentaremos resolverlos entre todos.

Benet M. Marcos

Cofundador y Editor jefe de Socialancer.com Especializado en Email Marketing, Marketing de Contenidos y Edición Online.


5 comentarios

Dejar un comentario