Social Business: la nueva forma de trabajar

En pleno siglo XXI, un nuevo concepto de empresa tiene que gestarse: es el momento del Social Business. Las empresas y los negocios ya no se pueden entender como hace 20 años. Hoy más que nunca, el éxito de nuestras empresas y proyectos depende del talento de las personas que trabajan en nuestro equipo y de cómo gestionamos su potencial.

IBM define como Social Business aquel negocio que:

  • Concibe las redes entre personas como una manera de crear valor
  • Adopta la tecnología para potenciar las relaciones entre empleados, clientes y colaboradores
  • Mejora los procesos y métodos de negocio a través de la visión y la interacción social
  • Integra actividades que usan datos de negocio y datos sociales
  • Integra mejor el conocimiento colectivo para acelerar la toma de decisiones, fortalecer los procesos de negocio e incrementar la verdadera innovación
[frame align=”center”][/frame]

No tendría sentido gestionar el potencial de cada miembro de nuestro equipo por separado, hay que gestionar el potencial de todas las personas que trabajan con nosotros, y para ello debemos concebir nuestra empresa como una comunidad. Este concepto sirve igual tanto para empresas grandes como pequeñas, pero cobra especial importancia cuando hablamos de empresas con sedes o equipos internacionales, donde hay que derribar barreras físicas, temporales, culturales…

Recuerdo que en la edición de 2008 de Evento Blog España, descubríamos con Luis Suárez la manera en la que IBM creaba comunidad entre sus cientos de miles de empleados dispersos por todo el globo. Aunque temporalmente hace poco más de tres años de esta conferencia, tal y como avanza la red es una eternidad. En aquel entonces veíamos este tipo de herramientas tan sólo accesibles a gigantes de la talla de IBM; hoy en día están al alcance de todo tipo de empresas.

Redes sociales internas: ¿Ocio o trabajo?

Al hablar de redes sociales, mucha gente piensa en ocio y le preocupa que su uso acabe afectando a la productividad. Aunque Facebook ameniza nuestro tiempo libre, la realidad es que las herramientas sociales son mucho más, y precisamente despliegan todo su potencial si las utilizamos -y las sabemos utilizar- a nivel interno. Todo un mundo por explorar en comunicación y gestión interna.

Eso sí, a la hora de implantar tecnologías sociales dentro de nuestra empresa, debemos definirlas como herramientas de trabajo, en las que se habla y se publica información sobre cuestiones relacionadas con la empresa o negocio (productos, marketing, mercados…). Los mensajes más informales no deben estar prohibidos, pues precisamente esa interacción informal entre los empleados en las redes sociales hace que fluya una constante comunicación entre departamentos; eso sí, primero hay que establecer unas reglas de uso bien definidas.

Al final todo acaba mezclándose porque la mayoría de cuestiones de nuestra esfera personal acaban de alguna manera relacionándose con nuestra esfera más profesional.

Por qué convertirnos en Social Business

¿Hasta qué punto necesitamos tecnologías sociales en nuestra empresa? Que levante la mano quien no esté de acuerdo con estos puntos:

  • Como profesionales gastamos gran parte de nuestras jornadas laborales buscando, filtrando y procesando información
  • Somos conscientes de que muchos de los procesos que se realizan en nuestra empresa nos hacen perder tiempo porque no son eficientes
  • Tomamos decisiones erróneas debido a la falta de información de calidad
  • Pensamos que podríamos reestructurar nuestro trabajo de una manera mucho más eficaz

Podemos quejarnos a diario y seguir sin buscar solución argumentando que toda la vida los negocios se han gestionado así, pero precisamente los negocios dirigidos por personas con pensamientos “de toda la vida” van desfilando por el sendero de la desaparición.

Si los medios sociales nos ayudan a gestionarnos mejor a unos costes muy bajos, es de sentido común que empecemos a utilizarlos para hacer que todo sea mucho más fácil y efectivo.

Algunas ventajas del Social Business

Razones por las que compartir utilizando herramientas sociales:

  • Coordina una tarea. Ya lo hablamos en Cómo utilizar herramientas sociales para gestionar proyectos. Imagina coordinar una tarea utilizando solamente el correo electrónico. Hacerlo entre las paredes de un mismo edificio es difícil, pero si lo trasladamos al plano internacional es casi imposible. Según las tareas, escoge las herramientas que mejor se adecuen a ellas (no al revés). Entre otras cosas, conseguirás reducir considerablemente los gastos en viajes y en comunicación
  • Pide consejo. ¿Qué es mejor, ‘x’ o ‘y’? Pues seguramente dependerá de muchos factores, y en lugar de desperdiciar horas buscando por la red la respuesta, un simple mensaje y la colaboración de los miembros de tu equipo seguramente sean mucho más efectivos. Además, a la hora de contrastar información muy específica de tu sector, difícilmente encontrarás respuestas en Google. La gente de tu equipo te puede dar una visión mucho más cualificada; los medios sociales te ayudarán a localizar a aquel responsable de la empresa que te pueda ayudar
  • Demuestra tu experiencia y tu talento. Tú eres un experto -y sabes que lo eres- porque tienes mucha información de valor en la cabeza. Si solamente está en tu cabeza, entonces nadie sabe que eres un experto, y quizá no le estés sacando todo el partido a tu saber. Tus habilidades demostradas te convertirán en referente rápidamente y te ayudarán a promocionarte profesionalmente. También ésta es una forma de encontrar talento dentro de tu empresa
  • Potencia la diversidad. Darás voz a diferentes puntos de vista profesionales de tu comunidad interna (tu equipo), enriqueciendo tu visión de empresa. Si tienes parte de esa comunidad en otros países, la diversidad se potenciará todavía más porque se enriquecerá con opiniones cul class='list-style-old list-style-idea'turalmente diferentes
  • Nutre de contenido de calidad. Si el día a día de tu empresa gira en torno a herramientas sociales donde se habla de contenido interesante para tu negocio, entrarás en una espiral donde cada vez se generará más y más contenido de calidad que llegará a todos los miembros del equipo. La información que proviene de la experiencia profesional de las personas es más valiosa -y está más enfocada- que cualquier otra
  • Mejora los procesos de gestión del conocimiento. No podemos estar en todo,  necesitamos delegar y para ello es fundamental tener una buena red de contactos internos que nos filtre información. Ahorra tiempo y dinero poniendo tus documentos en un espacio común, acompañado de una buena descripción del documento, en vez de adjuntar archivos en el email. Seguramente, cuando tengas que reunir material para un informe, hacer una presentación a tu cliente, etc., tendrás un montón de material a mano
[frame align=”center”][/frame]

Conclusión

A la vista está que somos más productivos como equipo compartiendo información, y que a la larga esto nos beneficia tanto a nivel colectivo como personal. Por no decir el tiempo que ganamos y la mejora en la alineación de objetivos que tiene la empresa si se trabajan desde todos los departamentos. La mejora en el rendimiento del negocio (a todos los niveles: beneficios, productividad, márgenes…) es evidente.

Los miembros de tu equipo son personas, y las personas somos eminentemente sociales (necesitamos conectarnos y sentirnos conectadas). Es importante definir las condiciones necesarias para que el conocimiento fluya y no quedarnos simplemente en las herramientas. Es precisamente en la metodología, los procesos, el análisis y la medición de datos donde marcarás la diferencia.

Si la gente de tu empresa se motiva por demostrar cuánto sabe, imagínate el potencial que puedes sacarle a tu equipo. Pues ahora imagina si aprovechas todo ese saber generado utilizando una buena estrategia de marketing de contenidos que haga que tu empresa -gracias a tu equipo- se convierta en un referente en el sector.

¿Conoces algún Social Business de cerca? ¿Crees que es útil aplicar la experiencia de los medios sociales en otros campos? Puedes dejar tus comentarios más abajo.

Álvaro Verdoy


Un comentario

Dejar un comentario